Madrid Actualidad

¿Cómo se ve el sector industrial afectado por la corrosión?

Puntuanos porfa!

La corrosión es un problema al que todos nos enfrentamos en algún momento, muy especialmente en las zonas industriales.

Se trata de un proceso que se da de forma natural y continuada, principalmente en los componentes metálicos. Se trata de un proceso químico que altera de forma física los materiales, afectando a sus cualidades estructurales, creando fracturas, menor resistencia y por tanto aumenta las probabilidades de roturas y accidentes.

El sector industrial es sin duda el más atacado por la corrosión, conllevando no sólo los quebraderos de cabeza, sino además cuantiosas pérdidas económicas. Pérdidas directas, derivadas de las reparaciones y reemplazo de los materiales afectados, y pérdidas indirectas, aquellas que tienen que ver con todos los fallos, retrasos en la producción o accidentes provocados por la corrosión industrial.

¿Por qué se produce la corrosión Industrial?

En las zonas industriales hay una alta concentración de polvo industrial, que se deposita en las superficies metálicas. Las partículas de polvo, combinadas con un nivel de humedad de alrededor del 60%, causan la corrosión del cobre, zinc, acero y otros materiales metálicos para uso industrial. Este tipo de corrosión es el se distingue como corrosión seca, que se produce cuando el material entra en contacto con atmósferas gaseosas (fenómeno químico, siendo el ejemplo más típico la reacción de los metales con el oxígeno cuando hay altas temperaturas)

Además de enfrentarse también a la corrosión húmeda, es decir, la que se produce cuando el metal está en contacto con soluciones acuosas. Aquellas derivadas del contacto por ejemplo con agua, por lluvias o por fugas.

 

La Corrosión Seca

Al evaluar la corrosión de los materiales metálicos, con demasiada frecuencia, se olvida que puede dividirse en varios tipos, sin embargo, la corrosión en seco será la que más se produzca.

En el campo de la corrosión en seco, hay que decir que el material reacciona con el oxígeno, siempre presente, parece imposible, pero con las técnicas y profesionales adecuados completamente alcanzable. Para ello se debe separar el metal del ambiente oxidante, por lo tanto, es necesario utilizar recubrimientos industriales de superficies u otros compuestos específicos.

Alternativamente, se pueden utilizar recubrimientos metálicos, recubrimientos inorgánicos y otras soluciones de ácido crómico, para ello se debe recurrir a sistemas anticorrosión.

 

Sistemas de anticorrosión

La mejor medida para no incurrir en ninguna de las pérdidas económicas anteriormente mencionadas, es la de realizar una instalación de sistemas de anticorrosión. Estos sistemas tienen como objetivo impedir los procesos químicos que se producen. Para ello algunas de las medidas utilizadas, de forma conjunta o por separado son:

Recubrimientos No metálicos, como son esmaltes, capas cerámicas, la utilización de plásticos, pinturas y barnices protectores.

Recubrimiento metálicos a través de las técnicas de inmersión, como son galvanizados de cinc, estaño, aluminización, étc. También es muy frecuente la técnica de electrodeposición que crea una capa protectora a través de procesos electroquímicos. Y por último la utilización de capas de protección químicas como son la fosfatación y cromatizado.

 

Para que el sistema aplicado sea eficiente se debe recurrir a profesionales del sector, que evalúen la zona a tratar y sistema anticorrosión más óptimo para la prevención de futuros problemas.

¡Comparte con tus amigos!:

¿Que te ha parecido? ¡Cuéntanos!