Madrid Actualidad

¿Cuándo puedo necesitar un procurador?

Puntuanos porfa!

Debes saber que necesitarás un procurador en Madrid si te van a desahuciar, si vas a iniciar o estás en trámites de divorcio o separación; o si quieres denunciar a alguien, o te han denunciado.

En este artículo te contamos el cuándo y por qué contratar a un procurador.

Lo que hace un procurador es gestionar todo lo relativo a cualquier proceso judicial en el que tú seas protagonista; bien porque hayas puesto una denuncia o por que la hayan interpuesto contra ti.

Estos profesionales se encargan de las citaciones, notificaciones, emplazamientos y requerimientos judiciales que se derivan del proceso. Todo lo que la ley les permite. Además, si tienes tu procurador, él puede asistir por ti al juzgado todas las veces que seas requerido.

La gran ventaja de tener tu propio procurador es que estás en constante contacto con el proceso, sin tener que hacer nada; evitando así, que cualquier despiste te pueda acarrear graves consecuencias. Son la vía de comunicación directa e inmediata entre tú y el proceso judicial.

Un procurador no sólo ejerce como representante tuyo ante el proceso judicial. También controla los vencimientos, subastas y embargos, entre otras otras cosas. Además,  te realizan todas las consultas en Registros Públicos que el proceso requiera.

Sin duda alguna, el procurador es el arma ideal para dar un impulso al proceso y adaptar sus tiempos y evolución a tus intereses. Da igual lo que te soliciten, los procuradores te hacen todo tipo de escritos que se necesiten a lo largo de todo el proceso judicial. Además, irán al juzgado tantas veces como sea necesario para que nada se escape a tu control.

Si vives en la capital y buscas procurador en Madrid, para un proceso que se está llevando a cabo en otro lugar de España, deberás contratar a un procurador que pueda ejercer a nivel nacional, algo que no todos lo hacen. 

¿Qué diferencia a un procurador de un abogado?

Un procurador te representa en el proceso y se encarga de la documentación y de las notificaciones. Su gran utilidad viene dada en que agiliza mucho los procesos y tienes la seguridad de que al actuar en tu nombre está encima en todo momento.  Sin embargo, un abogado lo que hace es encargarse de la estrategia de tu defensa en el proceso, no de todos los papeleos y trámites previos.

En muchos procedimientos judiciales tienes que contar con un procurador y un abogado.  Si es un proceso civil en el que se reclaman más de 2.000 € necesitarás a los dos. También para denunciar o querellarte contra alguien. De igual modo, serán necesarias ambas figuras, la del procurador y el abogado, si estás inmerso en un proceso penal y se va a acordar la apertura del juicio oral. Tanto los unos como los otros, son muy accesibles hoy en día. La gran mayoría de ellos te permiten realizar una consulta gratuita sobre tu caso,  para explorar las posibilidades con las que cuentas en tu caso concreto.

¡Comparte con tus amigos!:

¿Que te ha parecido? ¡Cuéntanos!