Madrid Actualidad

Los 5 pecados imperdonables del turista que visita Madrid

Cuando hablamos de Madrid siempre se nos viene a la cabeza una serie de lugares que consideramos de obligatoria visita. No obstante, si es cierto que los madrileños tenemos la suerte de vivir en una ciudad con miles de rincones que explorar y que conocemos gracias a vivir aquí. Sin embargo, el turista no suele tener esta suerte y comete el pecado imperdonable de no visitarlos.

Uno de ellos, sin duda, es no visitar Alcalá de Henares. Alcalá de Henares no solo es Patrimonio de la Humanidad, no solo es la ciudad de Cervantes, sino que es el lugar perfecto para entender a Madrid y a los madrileños.

Otros lugares que son imprescindibles, sobre todo si el turista es futbolero, son los Estadios del Atlético de Madrid y del Real Madrid. Por suerte, en la capital contamos con 2 de los 3 mejores equipos de España y es evidente que no conocer estadios tan míticos del futbol europeo como el Bernabéu o el Vicente Calderón es un crimen.

No obstante, no todo es fútbol y literatura, sino que Madrid también cuenta con la suerte de tener una sierra preciosa. Quizás sea algo que pase desadvertido para los turistas europeos o de otras latitudes, ya que también cuentan en su país de origen con bonitas formaciones rocosas, sin embargo, la sierra de Madrid tiene algo especial que la diferencia del resto.

Abusar del transporte privado, es decir, ir más en taxi o en tu propio coche que en metro o en bus, quita parte de la experiencia de vivir en una metrópoli y de sentir que se está visitando una. Por ejemplo, si vas a Londres es obligatorio coger lo autobuses de dos plantas.

El transporte público madrileño es, además, de una gran calidad y si sales de fiesta y quieres sentir realmente lo que es salir de fiesta tendrás que volver a tu hotel en uno de los autobuses nocturnos que salen desde Cibeles.

Además, el estilo propio de la ciudad se vive caminando, yendo en bus o en metro. En Madrid no es lo habitual estar cogiendo el taxi todo el día, no como los ejecutivos de New York que no se separan de él.

Por último, y el peor de todos, resulta imperdonable el turista que solo realiza turismo de lujo y no se sumerge en los ambientes propios de Madrid, como Lavapiés, Vallecas, Arganzuela y demás barrios que quizás no tengan el glamour del centro, pero que tienen algo mucho más importante: la esencia de Madrid.

¡Comparte con tus amigos!:

¿Que te ha parecido? ¡Cuéntanos!